lunes, 14 de julio de 2014

Una sherpez más: Tirobarra por Pinareja peak (y III)

(...)

Ahí estaba yo, que me había quedado al final de la anterior entrada con la duda de qué hacer, o mejor, de qué se podía hacer. Y la verdad es que allí, en la cima del cerro de la Muela seguía indeciso


Mirando lo que llevaba recorrido, ni se me pasaba por la cabeza la opción de no seguir.

No llegué a necesitar las bengalas: es un efecto óptico.

Desde arriba no era capaz de ver bien si había algún paso, de modo que me monté en la Spe para bajar hasta el collado disfrutando  de unos momentos de pedaleo.

El dilema se presentaba ante mí en toda su grandiosidad: rodear la mole por la izquierda buscando a media altura el sendero que baja al Tirobarra o subir hasta la cumbre de la Pinareja y tomarlo desde arriba, si es que fuera posible. La panorámica distorsiona la realidad, lo que veis ocupaba todo mi campo de visión; lo que se encuentra uno casi corta la respiración.

A la izquierda, Tirobarra; a la derecha, la Pinareja.

Canchales de la Pinareja. Al fondo, la cima del pico del Oso.

Entonces, era esto a lo me enfrentaba. Tampoco le dí demasiadas vueltas, ya que tenía dos buenas razones para subirlo: la primera es que el rodeo por el canchal me parecía mala opción, solo para caso de necesidad, poco practicable e incómodo; la segunda, que ya estaba ahí y seguro luego me iba a arrepentir de no haber subido hasta la cima, que nos conocemos.


Cuanto más me acercaba, peor me parecía la decisión que había tomado. ¡Vaya cuestarraca!

Esto es lo que tenía ante mí.
Para afrontar la subida no tuve más remedio que recurrir, descartando el empuja-bike que tan buen resultado me había dado hasta ese punto (incluso la bici sirve de bastón para apoyarte), a una segunda técnica de avance vertical: el socorrido Bici-chepa.

En un descasillo hice esta foto en la que se ve lo que llevaba subido y, a la derecha, mi objetivo. ¡Uf, todavía no lo veía claro!


A mi derecha, un impresionante desnivel. Por aquí no hay escapatoria posible, aunque recuerdo que con unos 20 añillos una mañana me eché un bocata a la mochila y subí a pata y to tieso desde Las Navillas hasta el Oso por un lugar no demasiado alejado de este. Y tampoco demasiado difernte. Recuerdo el canchal...


Anda, con estas tonterías se me ha hecho más corto de lo que pensaba, ¡si ya estoy casi arriba!


Para que "entre" todo, la panorámica queda algo distorsionada.
La mismísima cima. ¿Dónde está la cruz?

Selfie que se hizo el pájaro (el del fondo)
El pico del Oso. En bici, muy malitamente posible. Y con esto no quiero que nadie se pique ;) Porque he dicho que EN bici, difícil. CON bici sería otro cantar.


Ahora sí que tenía cerca el Tiro de la Barra, y muy mal tenía que estar la bajada para que no lo consiguiera. Aunque después de echar unos cuantos vistazos a los alrededores para buscar las posibles salidas... ¡no encontraba por dónde!


Al final me decidí por dar un pequeño rodeo para afrontar una zona de canchal al principio con bastante pendiente. Este terreno de piedras sueltas y poco asentadas requería una técnica diferente, ni el push-bike ni la bici-chepa me servía para no despeñarme. Y como sherpa con recursos (la necesidad obliga, el estómago ya me comenzaba a sonar) me inventé sobre la marcha una vez descartada la posibilidad de dar una patá-topabajo a la pobre Spe que la pobre no tenía culpa de nada la técnica del despeñing-bike, consistente en asentar un poco por debajo la bici, agarrame al manilar con los frenos apretados con desesperación y, primero un pie y luago otro un poquito más abajo, ir ganándole a la montaña de medio metro en medio metro.


No os tengo que decir el cuidado con el que iba eligiendo dónde apoyar cada uno de mis cautelosos pasos. Si me tuerzo un tobillo, ejemplo, allí estoy todavía retorciéndome, de comida para los buitres.

Después de 30 metros de desnivel tirando a lentos y penosísimos, ante mí se abría lo que parecía la cabecera de la pista-sueño de todo descender con tendencias suicidas.


Unos metros después me preguntaba si lo había soñado o qué.

¡No te acurruques, que no te voy a despeñar! Juantos hasta abajo.

¡Ahora sí que sí! Desde los 1150 de altura existe sendero (o lo que sea). Confieso que esos primeros metros los hice sin subirme a la bici, que no estaba el sherpita para arriesgar demasiado.


Pero después de echar un último vistazo a los pantanos de El Espinar, y a Cueva Valiente y a los alrededores en general, me subí a la montura azul, y centré (concentré) mi vista en el suelo ya que había poco margen para el error o el despiste.


Con el sillín más próximo al pecho que a su lugar natural y los cuádriceps tensos, bajé exultante intentando seleccionar muy bien la trazada.


Tuve que parar unas cuantas veces. La bici se cruzaba constantemente y en tres o cuatro ocasiones estuve a punto de salir por las orejas a pesar de llevar el culo encima de la rueda trasera. A veces, como nos pasó en aquella bajada del Minguete a la Fuenfría, merecía la pena buscar alguna trazada por fuera del "camino", aunque pocas opciones había.


Ya eran estos los últimos metros, ¡qué lástima que se termine! Ahora caigo en la cuenta de la suerte que tuve eligiendo esa mañana soleada y fresquita. Unos días antes habría pasado frío o quizás me hubiera calado la lluvia; unos días después habría terminado achicharrado.


Brevísimo descaso, que la adrenalina me había dado fuerzas y me apetecía bajar inmediatamente.


De la bajada poco os cuento, ya la conocéis. La hice por el vado del arroyo de las Cabras, todavía jugosito y fresco.


Y luego giré al Este buscando la senda de los Tres Abuelos, ya sabéis.

45 minutos antes, estaba allí arriba.
Aquí también disfruté...


...hasta ir a darme de sopetón con la vista espectacular de la Pradera de la Fuenfría. Camorca, Siete Picos... Un traguete fresquito en la fuente de la Reina como premio, y a tomar el camino de casa, contento por haber hecho las tareas.


Bajando por el Camino de Santiago me encontré a unos bicigrinos que bajaban desperdigados. Tenían problemas de orientación, además de unas alforjas sueltas que unas bridas lograron solucionar momentaneamente.


En una parada reparé en cómo llevaba uno de ellos el tubo desoldado, no me lo podía creer. "No pasa nada, lleva así mucho tiempo" (!!!)


Lo que les dije es lo mismo que les hubierais dicho cualquiera de vosotros (...). Por lo visto surtió efecto, porque por la noche me enviaron esta imagen para que me tranquilizara. Menos mal, porque podría haberles pasado cualquier cosa. En fin, espero que les vaya bien ya con la bici soldada y las alforjas reparadas.

Soldando en Zamarramala
Por mi parte, y para premiar a la Spe, al día siguiente desmonté el buje trasero que tenía un poco de holgura y lo dejé niquelado con un nuevo rodamiento a la espera de futuras aventurillas.

¡Vaya... ahora me sobra una pieza!
La verdad es que fue una etapa muy gratificante. En una mañana (habría llegado a la hora de comer a no ser por el episodio de los bicigrinos que, agradecidos, me invitaron a cervezota) hice una ruta imposible de hacer a pie saliendo desde casa. Solo mejorable con un servicio que me hubiera recogido la bici un poco después del Peces y que me la hubiera vuelto a dejar en la cabecera del sendero de la Pinareja. Pero por ahora eso sólo existe en el Camino de Santiago, jeje.


Si por alguna extrañísima razón os apeteciera ver todas las fotos en grandote (panorámicas incluídas), aquí os dejo el enlace a Drop-Box.

Si todo va bien, la próxima semana me esperan unas etapas de faros y cabos gallegos, desde Ribadeo hasta Cedeira, bordeando lo más ceñidísimamente posible la costa. En realidad se trata de un experimento para testar el aguante del cuerpo humano-sherpa alimentado a base de mariscos y marisquillos.

Ya os contaré.

¿¿Hay alguien al otro lado??

viernes, 11 de julio de 2014

Una sherpez más: Tirobarra por Pinareja peak (y II)

El martes abrí el ojo sin necesidad de despertador, es lo que tiene la intranquilidad de conciencia, a eso de las siete de la mañana. Por los resquicios de la persiana entraba una claridad que dejaba entrever un día, al menos, luminoso. La temperatura de unos diez o doce grados era casi tórrida para lo que está siendo el verano, de modo que excusas me quedaban más bien poquitas: ¡había que atacar hoy!

Recuerdo que una vez el amigo Talus colgó una foto de lo que tenía que preparar cada vez que salía en bici (!), un millón de cosas entre mochila, mudas, electrónicas varias, viandas selectas, trastos, chismes, archiperres, cachivaches, bártulos y bartulillos, así que no es de extrañar que sin haber previsto nada la noche anterior, hasta casi las nueve y media no estuviera dispuesto para los pedales. Descargado mi estómago de todo lastre y cargado de nuevo con un cafelín y bollería variada, respiré hondo una, dos y hasta tres veces... ¡y al lío!.


A medida que me iba acercando, mi vista se centraba en la parte más alta de la cabezota de la Mujer Muerta. ¡Vaya!, nunca había visto tanta piedra como hoy, esos canchales ayer eran menos exagerados, juraría.


Entre estas dos fotos van ocho minutos. Parece que se estuviera echando una colchita, como si quisiera abrigarse un poco, que no hace demasiado calor aún. A ver si al final se va a estropear el tiempo, y allí arriba no es cosa de broma que cambie a peor.


No dejo de vigilar, un ojo en el camino, otro en las cumbres, y las nubes parece que no van a más. Poco a poco el sol ya va picando. Pedaleo tranquilo al ritmo de algo que voy tarareando sin casi ser consciente de ello.


Haga lo que haga, llegue hasta donde llegue, solo por esto merece la pena haber salido hoy: el sendero del Azud está precioso. La mejor forma de adentrarse ¡zambullirse!— en la frondosidad del bosque. Pedaleando rápido o lento, pocos conozco tan gratificantes siendo tan accesibles como éste.


Y con tanto disfrute, tan embelesado y atontado iba, que no sé cómo (ya pasado el desarenador y llegando casi a la curva de esfalto), el suelo desapareció bajo mis pies (mis ruedas) y me encontré con mi cuerpo humano en el suelo me fui a la agricultura, en jerga ciclista. ¡Pues bien empezamos!. Más vale que me ande listo, porque si me caigo aquí, ¡qué será en los canchales que me esperan arriba...!

Retomado el ritmo tranquilo de la pedalada, por fin soy consciente de que voy tarareando algo. Algo marcado por el ritmo del pedaleo, o quizás sea al revés y el pedaleo me sugiera la melodía. ¿Os pasa también a vosotros?¿Tengo que hacérmelo mirar? Como si el mismísimo sherpa-Sherpa me estuviera inspirando, llevaba en mi cabeza el "Qué alegría cuando me dijeron". Y lo peor es que no logré apartarla de mi cocorota hasta el final de la etapa.

Pensando en ello, será por eso que llevamos ritmos de pedalada diferentes. Según esta teoría, quedaría perfectísimamente claro la razón por la que Talus va como va, ya que lo más light de su repertorio es Black Sabbath.

La afición por Los Pecos del sh-Sherpa explicaría su ritmo despacioso, aun cuando algún circunstancial Dime Niño imprima a la marcha un puntito más de alegría de vez en cuando. En fin.

En estas consideraciones estaba, cuando de repente me encontré en el collado del río Peces. ¡Joer, si casi ni he sufrido; voy a tener que bajar de nuevo!

Nuestro entrañable amigo, el pino del collado. A 1758 m.

Una pieza de fruta, un par de tragos de agua y una barrita llenaron los diez minutos que estuve paseando por los alrededores, disfrutando del agradabilísimo entorno, hasta que un sinnúmero de salvajes y empecinados tábanos (bueno, dos) se prendieron con fruición a mis apetecibles, jugosas, sonrosadas y sudorosas piernecillas. Tal era el vicio que tenían, que ni a palmetadas me los podía quitar de encima, así que lo mejor era reemprender la marcha. O, como me lo había planteado, sin rodeos y en puridad: COMENZAR la etapa.

A 1780 de altitud llevaba pedaleados escasos 200 metros y con paciencia y molinillo, no se iba del todo más. Paro ya sabéis todos qué poco dura la alegría en casa del pobre, menos incluso que la batería de mi selular.


A 1840, recorridos unos 500 metros, estaba el punto más alto que yo había explorado, cuando me asomé al canchal en aquella etapa. Ya me había tenido que bajar en un par de ocasiones, aunque la pendiente media era "solo" del 16% y el terreno no estaba mal del todo debido a las tormentas de los días anteriores, pero no dejaba de ser bosque puro y duro.


Casi a 1900 comienzan a clarear los pinos y por un ratín el terreno es más fácil de patear. De pedalear no hablamos. El sudor que cae de mi frente comienza a erosionar el terreno. La buena noticia es que de los tábanos no queda ya rastro. Se les habrá terminado el oxígeno.


Las vistas a estribor y babor ya empiezan a ser interesantes. Pronto serán sencillamente im-presionantes.

A derecha. Pantano de Revenga.
A izquierda. Ya canchal.
Desde este punto tengo que seleccionar muy bien por donde ir. La piedra menuda es mejor que la vegetación rastrera, que no deja ver dónde pongo el pie. Pero tiendo a resbalar bastante, y con las zapatillas de la bici es aún peor. Por si acaso, voy bien agarrrrrrrado al manillar.


1970 metros. Si me detengo, el viento es fresco. Me imagino que esta acumulación de piedras sirve de refugio improvisado para cualquier desgraciado que se pueda ver sorprendido por adversas condiciones climatológicas. Incluso en pleno verano.


Un toque de color. ¿Qué planta es esta, Toñi, lectora fiel?


Lo malo (o lo bueno, según se mire) es que la curva de la ladera no deja ver dónde está la cima ni lo que queda para llegar a ella. Así que lo único que puedo hacer es agachar la cabeza, mirar muy bien dónde piso, y tirar p'alante (p'arriba).


"Tus umbrales Jerusaleeeeeeemmm... ¡Andá, si esto mejora!" Aprovecho el terreno algo más favorable para dar alguna pedalada, no vaya a ser que alguien esté mirando por un telescopio. Además, así relajo un poco las piernas y los hombros.

Panorámica a 2060 m. Reconoceréis las cumbres de la izquierda.
Tengo unas cuantas panorámicas. Al final de la siguiente entrada (post) os dejo un enlace con todas las fotos a toda resolución, son unas 180. Por si a alguien le interesan.

La Mujer Muerta se asoma en escorzo.
El camino me permite darme el gustazo de culminar pedaeando el cerro de la Muela (2131), el pico que hay a la izquierda de la cabeza de la Mujer Muerta.


Bola, Maliciosa, Minguete... El Anapurna no llego a divisarlo, pero es que me tengo que graduar las Okley.


Y a la vista de los canchales, me falta muy poco para resolver una de las dudas que tenía antes de salir: ¿Bajando al collado se podrá laderear para enlazar con el sendero que busco o tendré que subir hasta la misma Pinareja?


Mientras, el fotógrafo que pagué (muy bien, por cierto), se gana el sueldo. Que no me quiero llevar yo solo todos los méritos.


La Spe en la Muela recuperando el resuello. Entretanto, me asaltan las dudas: ¿Qué nos deparará la fortuna?¿Qué habrá al otro lado?¿Bajaremos ciclando, andando o rodando? (cada una de las opciones no descarta las demás) ¿Habrá que bajar al collado para luego tener que subir a la Pinareja?¿Tendrá salida la Pinareja, eihn?


La respuesta, en el próximo post.


Trialera: Dícese de la parte del camino donde tus huevos abandonan su lugar para hacerle compañia a la garganta.